El “refresh” renovador y el apoyo a Macri calves para el buen año de Passalacqua

El gobernador de la provincia Hugo Passalacqua cierra un 2017 positivo pese a los complicados resultados electorales y el crecimiento de Cambiemos en Misiones.

El mandatario fue clave en el escenario nacional y de la mano de ese mismo apoyo logró reconvertir la posición kirchnersita de la que venía la renovación a un “misionerismo” macrista que oxigenó su gestión, especialmente en los últimos meses del año.

“Cambiando la renovación”, dicen los entendidos. No es casualidad que en las votaciones más polémicas, como la ley de reforma previsional haya estado presente en el Congreso de la Nación poniéndole el pecho a las piedras de sus ex alidiados K.

Según se sabe, a esta altura Passalacqua es uno de los gobernadores de confianza de Mauricio Macri a la hora de negociar políticas federales y esa buena relación es retribuida con recursos frescos para la provincia.

Desde el primer día de gestión, el gobernador se mostró “amistoso” con el presidente de la Nación, pero esa relación paso a tener más profundidad en los últimos meses del 2017.

Así Passalacqua brinda por un año que no tuvo demasiados conflictos cercanos a su gestión. Además, el gobernador se sumó otro “poroto” al cumplir cabalmente con la idea del “refresh” ordenado por Carlos Rovira desde la Cámara de Diputados.

La salida de Eduardo “Balero” Torres, del IPLYC; la de Sergio “Pity” Ferreyra de EMSA; y otras movidas menores dentro del gabinete, como el ostracismo de Alberto “Tito” Álvarez, de Ricardo “Pelito” Escobar y demás dirigentes de paladar negro, le termina de otorgar una gran bocanada de aire puro a su gobierno.

 

Comentarios

Comentario en Facebook