Top 5: lugares para celebrar fin de año

Un ránking con los recorridos que hay que hacer en cada lugar, todo lo que no hay que perderse y, lo más importante, cómo se recibe un nuevo año.

El 31 de diciembre, cuando el reloj marca el final del día, es uno de los momentos en que a casi todos nos gusta festejar. Adiós a lo viejo y hola a lo nuevo. Y un viaje se presenta como la excusa ideal para comenzar el nuevo año de la mejor forma.

Antes de emprenderlo, sin embargo, hay que tomar en consideración algunos puntos relevantes. En primer lugar, decidir a qué clima queremos ir; frío o calor, es determinante. Luego, definir cuánto dinero vamos a invertir y ser conscientes de que fin de año es temporada alta. Las reservas se suelen hacer con mucha antelación para conseguir buenos precios. Si se hace en una fecha próxima a la partida, es probable que se encuentre un precio descomunalmente más alto.

“El gran porcentaje de la gente termina Navidad y se va a festejar fin de año a otro lugar. Pero suelen ser unas vacaciones breves y hay que tener en cuenta que la Argentina está muy lejos del resto del mundo. Nos lleva mucho tiempo llegar de un lugar a otro. Para los argentinos, año nuevo no suele ser la época en la que más viajan”, asegura Ana Checchi, de García Fernández Turismo.

A continuación, cinco destinos imperdibles, con cinco festejos icónicos, para recibir el nuevo año.

Nueva York

El destino más clásico de todos. El mundo entero está expectante de la cuenta regresiva en Times Square y el descenso de la bola de cristal con el número del nuevo año. Es el último lugar en el que se recibe el año en este ránking. La gran diferencia que hay entre este destino y el resto es que se encuentra en la estación de invierno y las temperaturas pueden ser muy bajas.

“Es algo que la gente quiere hacer una vez en la vida. Cierran todas las calles alrededor de Time Square. Si no estás ahí alrededor de las dos de la tarde o no tenés tu ticket para un restaurante, no entrás. La gente quiere vivir esa experiencia, cuando cae la bola y saltan todos los papelitos”, comentan desde García Fernández Turismo.

De todos modos, son diversas las opciones para disfrutar el último día del año. Se pueden ver los fuegos artificiales desde el Central Park, caminar sobre el Puente de Brooklyn y ver el espectáculo desde allí, comer en los restaurantes cerca de Time Square. Las reservas de los restaurantes con vista a la bola de cristal suelen agotarse rápido y tener un valor elevado. Otra alternativa más económica son los bares que se encuentran en las terrazas de los edificios que permiten ver la ciudad de otra manera. Esta es una moda que toma cada vez más peso en Nueva York y muchos de los hoteles la están implementando.

Desde Despegar.com advierten que es fundamental sacar el New York CityPASS, que es un pase para las mejores atracciones turísticas de la ciudad cosmopolita. “Esta tarjeta de descuento te permitirá ahorrar hasta un 40 por ciento en el precio de los tickets de varias atracciones. A su vez, te permite acceder al observatorio del piso 86 del reconocido edificio Empire State, donde se filmaron centenares de películas, y recorrerlo todo con una audioguía”, explican.

Punta del Este

“Es el destino para los argentinos”, admite Checchi. Incluso, desde uno de los grupos de García Fernández Turismo comentan que gran parte de los paquetes que llevan vendidos hasta la fecha son con destino a Punta del Este. En este lugar, la época de fin de año es la más cara y más vendida de las playas de la costa uruguaya.

Los festejos de año nuevo son en fiestas privadas, multitudinarias. Se pueden encontrar fiestas para todos los gustos, música electrónica o más “cachengue”/reggaetón y para todas las edades. Nunca faltan los fuegos artificiales del Hotel Conrad que iluminan toda la Isla Gorriti, en las primeras paradas de la Playa Mansa.

La Barra de Punta del Este es intransitable esa noche. Todos los bares con música y la gente en la calle. Mucho tráfico para llegar a las fiestas en las chacras o en José Ignacio. Todo el puerto está iluminado, los veleros y yates también. Los fuegos artificiales  animan la fiesta junto a los boliches y restaurantes exclusivos que lo rodean..

Río de Janeiro

Salvador de Bahía y Florianópolis son destinos muy conocidos dentro de Brasil, pero las playas de Río de Janeiro son cada vez más populares entre los jóvenes que viajan con amigos, las parejas y algunas familias que buscan hacer una escapada para fin de año.  “Una ciudad a orillas del mar”, así la definen desde Despegar.com. El festejo en la playa con todos vestidos de blanco es la tradición con que se recibe el año en este destino. Y el mar se ilumina con todos los fuegos artificiales que se lanzan desde la costa. La playa de Copacabana, apuntan desde la empresa de viajes, suele ser la más popular. Y suman recomendaciones de sitios para visitar: “El Parque Nacional de la Tijuca, la laguna Rodrigo de Freitas y el Estadio de Maracaná”.

“Leblon, Copacabana e Ipanema son los imperdibles de Río de Janeiro. Cuentan con unas playas increíbles y atardeceres alucinantes”, aconsejan, por su parte, desde Costa Cruceros. Y agregan que hay que conocer: “El corcovado, el cerro donde se encuentra el famoso Cristo Redentor de Río de Janeiro. Es el símbolo más importante. Además, se puede disfrutar de una vista 360º de la ciudad”. La opción de hacer un crucero para pasar las fiestas sigue siendo un clásico y las playas brasileras, uno de los mejores destinos más próximos a nuestro país.

Desde la firma de cruceros también afirman que una de las mejores vistas de la ciudad es la que se obtiene a bordo del teleférico que llega al célebre Pan de Azúcar, cuya ubicación privilegiada ofrece una vista panorámica de la ciudad y sus atracciones.

Dubái

“Sus fuegos artificiales son una locura. Hay que ir al Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo”, sostiene Checchi. Y continúa: “Es una ciudad musulmana y se prohíbe tomar alcohol. Pero se internacionalizó mucho. Básicamente, todos los festejos son en los hoteles porque ahí están los turistas que no comparten la religión ni su filosofía. Se permiten cosas que en otras ciudades musulmanas no. Además, tiene un clima intermedio”.

El Burj Khalifa y su lago con las fuentes de Dubái son la atracción principal para recibir el año. Los fuegos artificiales iluminan todos los rascacielos de la ciudad. Y el hotel de siete estrellas, Burj al Arab, el más lujoso del mundo, se prepara para recibir el año con una fiesta para millonarios. Para poder visitar el excéntrico hotel es necesario hacer una reserva en alguno de los restaurantes o bares. El SkyBar del piso 27 –se encuentra a más de 200 metros de altura– es uno de los más recomendados.

Pasear por el Dubai Creek en barco y apreciar la caída del sol en el atardecer es una atracción única. A su vez, se pueden ver los fuegos artificiales desde el agua.

Sydney

Es uno de los primeros lugares en donde se recibe el nuevo año. Su festejo es conocido en el mundo por tratarse de un espectáculo único. Es tal la magnitud del evento que cuentan con una web que lleva la cuenta regresiva. “Bienvenido al sitio web oficial de la ciudad de Sydney para las vísperas del año nuevo” es lo primero que se lee al ingresar. Esta página brinda todas las opciones para vivir una noche increíble, desde el cronograma hora por hora hasta las opciones de cómo planificar la noche según los intereses del viajero. Se puede conseguir un muy buen lugar para ver el show sin gastar una fortuna o, incluso, gratis.

Una de las propuestas más atractivas es alquilar un barco entre varios y ver los fuegos artificiales sobre el puente y la Casa de la Ópera desde el agua o la bahía. “El Puente del Puerto es el corazón y el espíritu de la víspera de año nuevo en Sydney, y cada año, los diseñadores creativos eligen un nuevo tema que inspira una obra de arte iluminada especial en el centro del puente conocida como el ‘efecto del puente’. El diseño se mantiene en secreto hasta que se enciende en la víspera de año nuevo”, describe el sitio oficial de turismo de Australia. El espectáculo de fuegos artificiales suele durar cerca de 10 minutos y, dependiendo del año, se ponen distintas canciones y se va contando una historia.

Desde Despegar.com, amplían: “Los cruceros con cena de Sydney no pueden ser más elegantes que a bordo del MV Sydney 2000, sinónimo de restaurante de lujo, servicio de primera calidad con zonas de ocio y vistas de la Opera House y el puerto”. El embarque a este crucero con cena puede hacerse en el Circular Quay o el King Street Wharf, y tiene 2,5 horas de duración.

CRONISTA COMERCIAL

Comentarios

Comentario en Facebook