Mauricio Macri rompió el silencio en torno al submarino ARA San Juan. Casi una semana después de que la Armada Argentina confirmara que no hay esperanza de encontrar a los 44 tripulantes con vida, el Presidente pidió “respetar los tiempos de los familiares” y “bajar la ansiedad” por entender lo que pasó. “Demos prioridad a la búsqueda”, insistió.

Finalmente, pese a lo que se había especulado en principio, Macri no recurrió al formato de mensaje grabado, que el viernes altas fuentes oficiales daban como “inminente”. Pero, como adelantó Clarín, desde el lunes sus colaboradores más próximos comenzaron a evaluar otras alternativas y ayer le aconsejaron que hablara en vivo y en otro marco. Así, al cabo de su visita a la localidad entrerriana de San Benito, el mandatario se acercó a los periodistas para responder algunas preguntas, listo para abordar el tema.

El submarino San Juan

La consulta sobre las últimas llamadas que realizó el capitán del submarino capitán Pedro Martín Fernández, comandante del submarino ARA San Juan, a la base naval de Mar del Plata desencadenó su reflexión.

“Hoy estamos y seguiremos con la búsqueda: para entender lo que pasó, tenemos tiempo. Por eso le pido a todos que bajemos la ansiedad y demos prioridad a la búsqueda y a respetar los tiempos de los familiares”, indicó el jefe de Estado, que desembarcó junto al ministro del Interior Rogelio Frigerio y el secretario general de Presidencia Fernando de Andreis.

“Lo más importante -prosiguió- en este momento tan doloroso para los argentinos y especialmente doloroso para los familiares de los marinos es que seamos respetuosos”.

De esta manera, una semana después de que la Armada cambiara de fase del operativo de rescate a búsqueda, lo que implicó que ya no había esperanza de encontrar con vida a los tripulantes, el mandatario le puso fin a la controversia que se generó por su silencio.

Sin la seguridad que garantiza un mensaje grabado y expuesto al “vivo”, Macri cuidó al máximo sus palabras y evitó dar precisiones como el ministro de Defensa Oscar Aguad, quien el lunes confirmó en una nota en TN que los submarinistas, a 20 días del último contacto del ARA San Juan, están todos “muertos”.

En ese cuidado justificaban en el Gobierno la demora de Macri en hablar del tema. “¿Cómo el Presidente va a enviar condolencias a un familiar que está, por las circunstancias que rodean al caso, en todo su derecho de aferrarse a que aún pueden estar con vida? ¿Por qué les vamos a sacar la última esperanza nosotros?”, fue un planteo que hicieron cerca suyo.

Por otro lado, Macri también esquivó evaluar la actuación de la Armada Argentina: así, el mandatario se preserva de cara a los cambios de cúpula que, tal como consignó Clarín semanas atrás, se darán una vez que se aclare qué pasó con el submarino.

(clarin.com)

Comentarios

Comentario en Facebook